GEOGRAFÍA
desde__cueva1_(Medium).jpg
(Tomado del vídeo "El Bullaque, un río vivo amenazado", editado por la Asociación Ecologista "Cantueso" con textos de diversos autores)
El río Bullaque es un afluente del Guadiana.
Por su margen derecha, forma parte del Parque Nacional de Cabañeros. Está integrado en la Red Natura 2003, como lugar de importancia comunitaria.
Es un río de especial conservación, que tras nacer en el corazón de los Montes de Toledo, discurre tranquilo, muy cercano a los volcanes del Campo de Calatrava, llevando sus aguas, por los Montes de Ciudad Real al Guadiana, en Luciana; allí donde dicen que pasó Aníbal con su ejército de elefantes.
La mejor carta de presentación de este río es verlo, observarlo: su cauce, sus riberas, sus tablas cubiertas de nenúfares o coberteras, que es como los conocen los habitantes de la zona; su fauna, los restos arqueológicos que desde tiempos inmemoriales fueron dejando los distintos pobladores que habitaron estas tierras; sus paisajes,…
Su cuenca fluvial está formada por una sucesión de valles y de sierras paleozoicas que los separan; es un relieve Apalachense. El río Bullaque discurre por cubetas llenas de depósitos aluviales de edad mucho más reciente. Los geógrafos hablan de un mar de cumbres, referido a la sucesión de elevaciones y depresiones, que al atardecer simulan las crestas de las olas.
Los materiales de las sierras son cuarcitas y pizarras y en las depresiones encontramos fundamentalmente rañas, que son superficies inclinadas que unen las montañas con las llanuras, formadas por materiales detríticos procedentes de las sierras: cantos de diferentes tamaños en un lecho de arena y arcilla, de color rojizo o amarillento. En las sierras que el río va dejando al lado resultan muy interesante, desde el punto de vista geomorfológico, paisajístico y natural, las pedrizas y los riscos.
El clima de esta zona se puede decir que es mediterráneo, si bien algunas zonas circundantes presentan caracteres oceánicos y otras continentales. En cuanto a la pluviometría, la media de esta comarca se sitúa en los 580 mm., aunque se debe tener en cuenta una alta irregularidad de unos años con otros; según datos de pluviometría, el río Bullaque ha presentado crecidas cada 20- 25 años.
El río Bullaque ha sido fuente de vida, refugio y lugar de asiento desde tiempo inmemorial: están los yacimientos del Achelense y del Musteriense, restos romanos y árabes y en la época musulmana por esta cuenca ascendía el camino de Córdoba a Toledo por lo que es hoy la Torre de Abraham o Boca de la Torre.
Los términos municipales que surca el río desde su nacimiento hasta su desembocadura son:
  • Retuerta del Bullaque
Nace en el macizo del Chorito y se le unen los arroyos serranos del valle, cerca del Parque Nacional de Cabañeros. Pasa bordeando el pueblo y atraviesa la depresión de Retuerta; después en su cauce se construyó un pantano: Torre de Abraham.
  • Pueblonuevo del Bullaque
Tras salvar la presa, se encuentran unos parajes de gran riqueza natural y belleza, son bosques de ribera centenarios, quejigos, sauces, nenúfares, robles, arce de Montpellier, cornejo, maíllo, rusco,…; toda esa flora hace que este lugar posea gran importancia por su alta diversidad biológica.
  • El Torno
La intensa explotación agrícola y ganadera ha transformado aquí los densos bosques de ribera original en zonas aisladas de fresnos, que se regeneran con dificultad, y un matorral de varias especies: jaras, lentiscos, labiérnagos, tamujas...
  • El Robledo
El río bordea el casco urbano. Más abajo recibe las aguas del Alcobilla; se encuentran tablas anchas y zonas de nenúfares blancos y amarillos. Estas tablas se llaman Tablarrubia y La Torrontera.
  • Porzuna
Pasa muy cercano a las aldeas de Casas del Río y Tiñosillas; allí podemos ver el lugar donde más nenúfares se encuentran de toda la cuenca y , posiblemente de toda España, teniendo una superficie de 14.000 metros cuadrados.
En sus orillas hay importantes yacimientos arqueológicos del Paleolítico Inferior.
  • Piedrabuena
En El Castillejo, el río se encajona para remansar después sus aguas en Los Jarales y volver a encajonarse en El Cañal, uno de los rincones más apacibles del río.
En esta zona de difícil acceso se ha mantenido en buen estado de conservación el bosque mediterráneo.
Aquí se pueden encontrar encinares, sauces, fresnos y enebros.
Acercándose a Piedrabuena encontramos las tablas de la Guarrilla y de la Yedra, catalogada como zona de interés botánico.
  • Luciana
Aquí el río Bullaque se une con el Guadiana en el paraje llamado Las Juntas.